Tijuana BC 12 de Abril de 2015 (GT).- La Dirección General de Policía y Tránsito por conducto de la Sección Turística y personal del Departamento de Limpia del Ayuntamiento, para mejorar la imagen urbana de la Zona Centro retiran de la vía pública carritos de supermercados, de procedencia ilegal, que adictos e indigentes usan para acarrear desperdicios u objetos producto de sus robos.

Hace casi siete meses la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) inició estas acciones, de presencia de la Policía Turística en las áreas y vialidades que más visitan paseantes extranjeros y nacionales, con resultados positivos al reducir la incidencia delictiva.

En ese lapso han sido retirados más de 120 carros. El Sábado reciente fueron seis, en el callejón Aldrete, entre avenidas Internacional y Revolución, y diez personas aseguradas por faltas al Bando de Policía y Gobierno.

La SSPM, a través de la Sección Turística realiza acciones policiales que no sólo disminuyen el índice de delitos en esas áreas sino también ayudan a cuidar y preservar la buena imagen de la ciudad.

Este operativo para mejorar la imagen urbana se enfoca especialmente en evitar delitos simples, como robo de cableado, de baterías para vehículos y de objetos varios, y también daño al patrimonio de la ciudad, con el robo de luminarias bajo de los puentes.

Además estas acciones tienen el claro objetivo de disminuir contratiempos a la sociedad, por los carritos que adictos e indigentes mueven por calles, aceras y vialidades de alta densidad vehicular y en ocasiones los dejan en lugares inapropiados donde pueden provocar accidentes automovilísticos.

Posteriormente los carritos son llevados al basurero municipal, pues una gran mayoría son robados o sustraídos de las tiendas departamentales, y tienen tal deterioro que aunque esas empresas los recuperaran ya no podrían usarlos.

Adictos e indigentes transportan en ellos todo clase de desperdicios y objetos, como ropa, cartón, plástico, cable, llantas, botellas, jeringas hipodérmicas, residuos de droga, alimentos descompuestos e incluso mascotas enfermas.

Asimismo lámparas de alumbrado público y tapas de alcantarillas.

Y algunas mujeres llevan a sus hijos dormidos entre esa inmundicia.

Por último, vale la pena recalcar que desplazar los carritos fuera de los supermercados representa un riesgo para los usuarios y para los automovilistas, pues no están diseñados para circular en vía pública, por su movilidad lenta e irregular.

Deja tu comentario