NUTRICIÓN ADECUADA PARA MEJOR CALIDAD DE VIDA

0
1003

Mexicali BC 14 de mayo de 2015 (GT).- Disciplina, planeación adecuada y cambios sencillos en las rutinas de alimentación, favorecerán el estado nutricional y complementan las acciones de prevención de enfermedades en la población.

Así lo indicó la licenciada en nutrición, Ivonne Benítez Ortega, coordinadora delegacional de nutrición y Dietética del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), al detallar una serie de recomendaciones que esta dependencia promueve para contribuir a una mejor calidad de vida de sus derechohabientes.

Consideró de importancia que cuando acudan a realizar sus compras en el supermercado, no lo hagan con hambre, toda vez que en estos casos se adquieren productos de más o se prefieren alimentos que en ese momento se antojan, pero no precisamente los más convenientes o saludables.

La especialista apuntó que independientemente de recomendar el consumo de alimentos saludables, hay aspectos a tomar en cuenta, como el realizar un masticado correcto y disfrutar cada bocado; procurar siempre comer en los mismos horarios; no dejar pasar muchas horas sin comer y entre comidas preferir aperitivos a base de frutas o vegetales como pepino o jícama.

Otro punto a tomar en cuenta –agregó- es planear con anticipación el alimento del día, incluso el que se llevará a la escuela o trabajo, procurando contar con los ingredientes necesarios para su preparación.

Benítez Ortega hizo hincapié en el aspecto psicológico del proceso alimentario y por ello aconsejó colocar en la mesa sólo las tortillas o pan necesarios para evitar su abuso, así como utilizar platos pequeños para no tener la sensación de que se come poco.

“Es conveniente elegir el consumo de pescado dos días a la semana; cambiar el uso de aceite líquido por productos similares en aerosol; tomar dos litros de agua natural al día; en desayuno y cena no comer más de dos porciones y en comidas no más de 3 o 4 porciones”, subrayó.

Recalcó que en las clínicas de medicina familiar, se ofrece atención personalizada al derechohabiente que voluntariamente desea acceder a un plan alimentario saludable en los consultorios de nutrición, “incluso en aquellos casos que ya presentan problemas de sobrepeso y obesidad o cualquier otra enfermedad que mediante un programa de alimentación específico pueda ser controlada eficazmente”, concluyó.