Tijuana BC 5 de diciembre de 2016 (GT).- Un aumento en las tarifas de las exportaciones y un menor flujo de la Inversión Extranjera Directa (IED) en México ocasionaría la posible salida de Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), sin embargo el vecino país también tendría afectaciones en su economía, principalmente en las regiones fronterizas.

Así lo vaticinó el experto en Comercio Exterior y director de la firma TLC Asociados, Octavio de la Torre de Stéffano, ante la posibilidad de que el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, cumpla su promesa de campaña de renegociar tan trascendental acuerdo comercial.

Explicó que el artículo 2205 del TLCAN establece el mecanismo que una de las partes debe de realizar, definiéndolo con el concepto de Denuncia, es decir, una parte podrá Denunciar el Tratado seis meses después de notificar por escrito a los otras partes su intención de hacerlo, por lo que cuando una parte lo haya denunciado, permanecerá en vigor para las otra partes, permaneciendo en vigor dicho acuerdo solamente entre México y Canadá.

Recordó que Estados Unidos ha sido históricamente promotor del libre comercio con la firma del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) vigente desde 1947 hasta 1994, para después concretar la Organización Mundial de Comercio, situación que se materializa el 1 de enero de 1995 con la adhesión de 128 países.

El 11 de junio de 1990 los Presidentes de Estados Unidos y de México giraron instrucciones a sus respectivos equipos, con la firme intención de iniciar las negociaciones de un acuerdo bilateral, rondas de negociación que iniciaron el 8 de agosto de 1990, mientras que en los próximos dos años Canadá también se sumaría a las rondas de negociación, mismas que culminaron con la entrada en vigor del TLCAN en enero de 1994, precisó Octavio de la Torre.

“En un escenario en el que el nuevo gobierno de Estados Unidos decida salir del TLCAN, de acuerdo a estudios de instituciones financieras, México podría elevar sus tarifas a las exportaciones del país vecino, lo que encarecería los bienes de diversos productos y reduciría el nivel de competencia en algunos sectores, además de que habría también una menor Inversión Extranjera Directa y una disminución en las confianzas de consumidores y productores”, expresó.

Afirmó que tan sólo en 2015, de acuerdo con la Oficina de Censo de Estados Unidos, México y Estados Unidos realizaron intercambios comerciales por 582.6 millones de dólares, por lo que sin duda es la relación bilateral entre países limítrofes más importante en el plano internacional.

De la Torre de Stéffano mencionó que esto podría ser un inhibidor para las inversiones en México y la región fronteriza, ya que muchas empresas internacionales se establecen en estas zonas para entrar al mercado estadounidense, explicó el experto.

Sin embargo, aseguró que de darse esta medida Estados Unidos también tendría repercusiones en su industria, pues el 40% de los insumos que el vecino país utiliza son de origen mexicano, de ahí que entidades como Texas, Arizona, California y Nuevo México serían los más perjudicados.

“Hoy llegamos al anuncio de la posible modernización del TLCAN con un soporte distinto en la línea del tiempo de temas arancelarios y posiblemente restrictivos, por lo que, me viene a la memoria una frase ícono, aquel que no conoce la historia, está condenado a repetirla”, expuso.

Octavio de la Torre agregó que los interesados en conocer más detalles sobre éste y otros temas de Comercio Exterior pueden consultar la página de internet www.tlcasociados.com.mx

Deja tu comentario