14 de ferebrero:Homenaje al amor

0
120

Por Francisco Ruiz
Tijuana, B. C., 16 de febrero de 2018 (GT).- Herrador y veterinario, José Faustino Díaz Bohorquez, padre de don Porfirio, fue dependiente de confianza de una compañía minera, se dedicó a la siembra de caña de azúcar y magueyes, aprendió el oficio de curtidor y, al final de su vida, fue mesonero. En la personalidad de José Faustino, contrasta su arraigada fe católica con su marcada simpatía hacia la Independencia de México, consecuencia de la ideología liberal que adoptó. Muy poco se sabe de la vida de José Faustino, la veracidad de sus actos radica básicamente en las “Memorias del Señor General Don Porfirio Díaz”.

En el texto que el “Héroe del 2 de Abril” dictó a Matías Romero, sobresale la anécdota de cuando su padre, José Faustino Díaz, recibió el rango de capitán de manos del mismísimo general Vicente Guerrero, aquél insurgente que luchó para lograr consumación de la Independencia de nuestro país en 1821.

Se cuenta además, que el padre de don Porfirio encabezó una comisión para liberar al general Guerrero cuando fue sentenciado a muerte. La intentona fracasó y el ex Presidente de México fue pasado por las armas el 14 de febrero de 1831 en Cuilapam, Oaxaca, por instrucciones del vicepresidente Anastasio Bustamante, quien fuera enjuiciado y exiliado a consecuencia del magnicidio.

El 14 de Febrero es internacionalmente conocido como el Día de San Valentín, una fecha dedicada a la celebración del amor y de la amistad. Pareciera contradictorio festejar el amor y la muerte de un héroe de la Patria en la misma fecha; la realidad es que con ese simbólico gesto, México rinde homenaje precisamente al amor que Guerrero profesó a un país que, gracias a sus determinantes contribuciones, había nacido.

En conmemoración del aniversario luctuoso de Vicente Guerrero, el inciso b) del artículo 18 de la Ley sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacionales dicta el izamiento de nuestra bandera a media asta cada 14 de febrero. Así, los tres órdenes y niveles de gobierno rinden homenaje al legado patriótico del caudillo nacido en la entidad que hoy lleva su apellido por nombre.

El Centro Cultural Tijuana no es la excepción, ya que como parte de su programa de fomento de los Símbolos Patrios, promueve la exaltación de los valores que definen nuestra identidad nacional. Hablando del CECUT, considero importante mencionar que esta semana tuvo una destacada participación en la Reunión Nacional de Cultura llevada a cabo en la capital de Tlaxcala. Allí, su director general, Pedro Ochoa Palacio, -quien, por cierto, cumplió cinco años al frente de “La Bola”-, habló acerca de las actividades realizadas por el CECUT en el sur de California así como entre nuestros connacionales repatriados. Siempre es grato resaltar acciones como esta, ya que generan un impacto positivo entre la sociedad y otorgan prestigio a nivel nacional para el nombre de Tijuana. ¡Enhorabuena!

Post Scriptum.- “Compañeros, este viejo es mi padre. Ha venido a ofrecerme el indulto en nombre de los españoles. Siempre he respetado a mi padre, pero… ¡LA PATRIA ES PRIMERO!”, Vicente Guerrero.